Acceso a Padres

¿Pueden los niños ayudar en las tareas domésticas?

Una de las cosas que más llaman la atención cuando se entra a un salón de una escuela Montessori es la autonomía y la independencia que muestran los niños, es algo maravilloso que se trabaja desde la primera infancia dando a los niños confianza y responsabilidad.

Obviamente, las responsabilidades van variando en función de la edad de los niños, pero a todos les encanta participar y de este modo refuerzan su autoestima y sentido de la pertenencia, aquí les mostramos algunos ejemplos:

 

  • En Comunidad Infantil, los niños de entre 18 meses y 3 años aproximadamente comienzan a colaborar a la hora de poner la mesa para tomar el lunch, ayudando a las guías a colocar los manteles o incluso a repartir los platos a sus compañeros.

 

También tienen diversos utensilios de limpieza tanto en el interior del salón como en el exterior para experimentar con diversas actividades de la vida práctica.

 

 

  • En Casa de Niños  (aproximadamente de 3 a 6 años), se siguen fomentando estas tareas de la vida práctica, los alumnos empiezan a participar en la elaboración del desayuno y también en el cuidado de animales y plantas.

 

 

 

  • Y a partir de Taller (correspondiente a la etapa de primaria), se establecen las llamadas comisiones de trabajo. Cada semana un niño o grupo de niños se responsabiliza de la limpieza de un área de la clase, por ejemplo el mueble con los materiales de matemáticas, o el que tiene los de lenguaje, barrer el suelo, regar las plantas.. etc  Esto hace que los niños se comprometan con el mantenimiento de orden y limpieza, aumentan su sentido de la pertenencia y también entienden que hay que respetar el trabajo que realizan los demás.

 

 

Es importante señalar que en las escuelas Montessori no utilizamos platos y vasos de plástico, si no de cristal o cerámica, como los de los adultos. Cuando no se está acostumbrado a dar esta confianza a los niños y se ve por primera vez puede surgir el miedo a que se rompa alguno mientras trabajan juntos para poder la mesa y tomar el almuerzo, pero se esto sucede en muchas menos ocasiones de las que imaginamos. En realidad, hacer esto tiene un por qué, como todo en la pedagogía Montessori, y es que de este modo facilitamos el control del error, es decir, el niño debe experimentar que si no tiene cuidado se rompe, y esto sólo pasa cuando la vajilla es de cerámica o de cristal. Además, podemos hacer la siguiente reflexión: “si nos preocupa que se rompa el vaso, es que nos importa más la vajilla que el niño, y eso no debe ser así“.

 

En internet se pueden encontrar algunas tablas que tratan de indicar desde qué edad puede responsabilizarse un niño de ciertas tareas del hogar como por ejemplo esta que les mostramos. Desde nuestro punto de vista es algo conservadora, ya que sin ir más lejos los niños comienzan a poner la mesa mucho antes, e incluso sabemos que en aquellas familias donde practican la alimentación complementaria dirigida por el bebé (BLW) los niños comienzan a experimentar con la comida de forma autónoma desde los 6 u 8 meses.

 

¿Qué les parece a ustedes? ¡Nos encantará leer sus comentarios!

 

 

 

Nos despedimos con este vídeo que muestra como en las escuelas de Japón los niños están felices de contribuir en el mantenimiento de la limpieza, ¡todo es posible siempre que se expliquen los planteamientos y esta misma idea se puede trasladar a los hogares!

 

 

Si quieren ampliar información no duden en contactarnos.

Colegio Montessori del Bosque

Les invitamos a seguirnos en nuestra página de Facebook

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.